MÚSICA Y MOVIMIENTO

La educación musical temprana es uno de los grandes avances de siglo XX. Gracias a la atención primordial que le dieron grandes compositores y pedagogos como Orff, Kodaly, Dalcroze, Willens, o Witack, la asignatura de Música y Movimiento ha entrado a formar parte de todos los programas de formación musical. Destinada a niños de 3 a 6 años, pretende potenciar el desarrollo integral del niño, utilizando como hilo conductor del proceso la música en toda su expresión (ritmo, melodía y armonía), todo ello gracias al buen uso del propio cuerpo, la voz y los instrumentos con un alto componente lúdico e intuitivo.

 

​Por tanto, la finalidad general de esta materia será ofrecer al alumnado una experiencia enriquecedora y gratificante que pueda servir como punto de partida para desarrollar sus potencialidades musicales y motrices, usando para ello recursos como la canción, el cuento, el movimiento y el juego, de vital importancia en el proceso de enseñanza-aprendizaje. Durante esta etapa educativa, se orientará a los alumnos/as hacia alguna de las especialidades que se imparten en la Escuela, tanto a nivel instrumental como en el ámbito de la danza.

 

 

 

Horario: 1 clase grupal de 60 minutos a la semana.

GRUPOS de mínimo 4 alumnos y no más de 12 organizados en función de la edad y los niveles.

  • Grupo iniciación de (4 a 6 años).
  • Grupo de formación básica de (6 a 8 años).

La música tiene numerosos impactos positivos en el desarrollo de los niños en la medida en que ella estimula múltiples competencias. Adicionalmente, una experiencia musical en la niñez favorece el desarrollo de la sensibilidad musical. El amor por la música genera bienestar en los niños. Veamos algunos de los beneficios:

 

  • Lenguaje:Con la música desarrollamos la conciencia fonológica y el reconocimiento de las palabras. Además, estimulamos la percepción auditiva, la memoria fonológica y el desarrollo de la capacidad de escucha en los niños.

 

  • Las matemáticas y el razonamieinto abstracto:Diversas investigaciones han indicado que varios componentes de la música contribuyen a un mejor manejo y entendimiento de las fracciones. El razonamiento abstracto puede ser mejorado con el estudio de la música desde la pequeña infancia.

 

  • La motricidad y la orientación espacial:El aprendizaje de la música tiene impactos considerables a nivel del desarrollo de los planos sensorial y motor. Los jóvenes músicos tienen una mejor planificación y ejecución de sus movimientos.

 

  • Las habilidades cognitivas:El aprendizaje de la música tiene impactos en la memoria. Ha sido demostrado que la región del lóbulo temporal izquierdo, el cual está ligado a la memoria verbal, se encuentra más desarrollado en los niños que practican de manera regular la música.

 

Ademas, la música apprendida como una experiencia corporal estimula el desarrollo de competencias en los chicos en diferentes niveles:

 

  • La atencion y capacidad de escucha:Cuando el movimiento del cuerpo está asociado al sonido, los niños son más atentos dado deben responder con sus cuerpos a los diferentes estímulos sonoros. De esta manera, la atención de los chicos se estimula y se mantiene. Los niños capaces de mantener la atención por más tiempo son por lo general niños que cuentan con un aprendizaje más eficaz en su vida escolar.

 

  • La memoria corporal:El movimiento corporal es parte central del proceso de aprendizaje y estimula la memoria. Aprender a través del movimiento físico y del movimiento del cuerpo estimula el cerebro para mejor memorizar y aprender. La memoria corporal es una fuente de aprendizaje a vida en la medida en que la información queda no sólo registrada en el cerebro sino en todo el cuerpo y ésta no se olvida.

 

  • La expresividad:Desarrollar la capacidad de poder expresar las emociones a través del movimiento y de interpretar los sonidos con el cuerpo, es un enorme beneficio para el desarrollo integral de los niños. Estas experiencias en el proceso de su temprano desarrollo ayuda a que ellos pueden adquirir mayor confianza en sí mismos y pueden tener una expresión corporal más libre y natural. Desarrollar la expresividad de los niños estimula su inteligencia emocional y facilita la interacción con sus compañeros.

 

  • La inteligencia corporal:La inteligencia corporal se estimula cuando hay una asociación del movimiento a la música. Así, las actividades rítimicas tienen impactos positivos sobre la inteligencia corporal (Kinestésica) en la medida en que mejoran la coordinación, el equilibrio, el tonus muscular y la orientación espacial.

 

  • La capacidad de adaptación:EL hecho de participar en un curso dinámico, de estar consciente de los ritmos y las dinámicas (intensidad) y de aprendrer a seguirlos con el cuerpo y la mente, ayuda enormemente a los niños a estimular su capacidad de adaptación a la vida social y a las dinámicas de grupo.

 

  • La imaginación y la creatividad:La conciencia sobre nuestro cuerpo de manera integrada, favorece la conexión y la sincronización, estimulándose así el poder de la imaginación y de la creatividad.

 

ESCUELA MUSING

Colegio Salesianos Santísima Trinidad

C/ María Auxiliadora 18 E

41008 Sevilla

(Spain)

 

+34 644 728 710

info@escuelamusing.com

Copyright © All Rights Reserved 2017

Los logotipos y marcas que están expuestos en este sitio Web son propiedad de sus correspondientes titulares y aparecen con carácter informativo, los cuales están protegidos por las leyes del copyright.